May 16, 2017

Enviado por en Ferias de Periana, fotos de periana, Hermandad San Isidro, Mayordomos de Periana, Pregones de Periana | 0 Comentarios

Pregón nº 30 de San Isidro Labrador a cargo de Francisco Ramón Larrubia.

Pregón nº 30 de San Isidro Labrador a cargo de Francisco Ramón Larrubia.

PRESENTACIÓN FIESTAS PATRONALES
Buenas noches y bienvenidos todos al momento clave que marca el inicio de nuestras fiestas patronales, un primer acercamiento con un personaje que nos deleitará con unas maravillosas palabras a la tierra que lo  vio nacer, un relato de acontecimientos que nos pondrán a flor de piel este año marcado fuertemente con actos relacionados con la figura de nuestro patrón.
Hemos pretendido que estos días sean momentos de felicidad, alegría, diversión y reencuentro; esperamos haber podido satisfacer todas y cada una de las expectativas y confianza depositadas en nosotros para la realización de estas fiestas tan entrañables.
Hemos trabajado con el esfuerzo y la mayor de las ilusiones y hemos elaborado un programa de actos de lo más amplio y variado posible, en atención a la demanda de nuestros vecinos, hemos dado prioridad a pequeños, jóvenes y mayores.
Aprovechamos la ocasión para mostrar nuestro más sincero agradecimiento a todas aquellas personas, establecimientos, comercios, sociedades, cooperativas y Administraciones Públicas que han colaborado de manera desinteresada en estas fiestas patronales.
La labor encomendada cada año a un mayordomo supone un esfuerzo sobrehumano, llegado el momento, lo das todo, hemos trabajado de manera incansable, lotería, rifas, fiestas, colaboraciones, pedidas, hemos sido camareros, cocineros, hemos reído y hemos llorado, hemos  afianzado nuestros lazos de amistad y también hemos reñido, pero siempre unidos en los momentos clave y en las decisiones importantes, esa unión es la que hace la fuerza y es por ello que nos sentimos satisfechos de la labor desarrollada, estoy muy orgullosa de todos y cada uno de mis compañeros y ha sido una de las mejores experiencias   de mi vida y siempre quedará en nuestros corazones todas las risas y los buenos momentos que juntos hemos disfrutado y así también pretendemos que nos recordéis a todos y cada uno de los mayordomos que pasamos año tras año por este atril.
Este año, hemos introducido novedades en esta cita tan esperada por todos, será nuestra pregonera 2016 Dña. Gema Frías Luque la que nos presente a nuestro pregonero 2017, sin más preámbulo, le damos la bienvenida y le agradecemos de antemano su estimable ayuda y colaboración durante todo este año.

MAYORDOMOS 2017.

PRESENTACIÓN PREGONERO
Buenas noches a todos, muchas gracias por darme la oportunidad de presentar a este hombre, al que admiro desde hace muchos años. Esta ocasión me ha servido para conocerlo mas en profundidad y descubrir en él muchos aspectos que algunos desconocíamos.
Su padre José Ramón Morales llega a Periana, como guardia civil, a principios de los años cuarenta y se enamora de Josefa Larrubia Sarrión, mas conocida en el pueblo como “Pepita Larrubia”. Tras contraer matrimonio, en enero de mil novecientos cuarenta y cuatro nacería María José, seguidamente Pilar y por último Francisco Ramón Larrubia (nuestro protagonista de hoy). Todos y cada uno de los partos, y por la confianza que le profesaba la familia, fueron asistidos por la matrona de nuestra localidad doña Margarita.
Aunque nunca residiría en Periana, debido a los traslados de destino de su padre por motivos profesionales, siempre pasaba los veranos con su abuela Enriqueta “el Pañero” en esta misma plaza de la Fuente, y mas concretamente, en la casa, actualmente, propiedad de ‘Matías’.
 ¡Muchos recuerdos de niñez y juventud!
Realizó el Bachillerato Elemental en Ronda, en el Colegio Salesiano “El Castillo”. El Bachillerato Superior y PREU en el Instituto Nuestra Señora de la Victoria de Málaga.  Se licenció en Ciencias Económicas y Empresariales en la Facultad de Málaga, entonces dependiente de la Universidad de Granada. Además de formarse con cursos monográficos en las Escuelas de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Toledo y Málaga.
Tras un periodo en la clandestinidad, militando en partidos políticos y participando en la lucha contra la dictadura y por una sociedad mas justa, abandona la política activa y decide opositar -vocacionalmente- al Cuerpo de Magisterio. Dedicándose plenamente a la enseñanza, labor que desempeña durante toda su vida, y cumpliendo con la máxima de que “un pueblo culto es un pueblo libre”. Desarrolla su actividad especialmente en las zonas mas deprimidas y complicadas de Málaga (destacamos el Centro Guadaljaire, como Director, y el IES José María Torrijos, como Jefe de Estudios). En los últimos años se dedica plenamente a sus alumnos impartiendo el Programa de Garantía Social y el PCPI.
Enamorado de su profesión, siempre ha estado en la avanzadilla de la Escuela Pública: Escuelas de Verano; Cursos de Formación; Proyectos de Escuela Taller; Proyectos de Educación Compensatoria; integración de gitanos…; etc.
En la actualidad y desde hace algunos años reside en Periana donde disfruta de sus calles, de sus bares, de su paisaje y de su gente, y de esa sabiduría popular característica de nuestra tierra.
Para definirle como persona se podría calificar como humano, sencillo, honrado, amigo, noble, prudente, afectuoso, rico en recuerdos, viajero incansable, entusiasta, cariñoso, generoso…., y un montón de adjetivos más.

Periana siempre ha estado presente en su corazón y es por ello que merece ser el protagonista como “Pregonero” de estas Fiestas Patronales en honor a San Isidro Labrador.

Sin más preámbulo cedo la palabra a nuestro pregonero 2017 en honor a las fiestas de San Isidro Labrador D. Francisco Ramón Larrubia, un fuerte aplauso.

 Gema Frías Luque

Pregón nº 30 de San Isidro Labrador a cargo de Francisco Ramón Larrubia.

Cuando recibí la propuesta de dar el pregón de las fiestas de San Isidro, sentí a partes iguales agradecimiento y responsabilidad.
La Periana de los 50, en la que nací, está aún en mi retina. Coincide con los veranos que pasaba de niño en casa de mi abuela Enriqueta ‘El Pañero’. Mi pequeño mundo era el paisaje de la plaza de la Fuente: las mujeres y los cántaros, los gañanes y las bestias, el bullicio, la farmacia, y esa mezcla de olores de la tienda de la ‘Pepita Torres’…., y esas casas donde las puertas permanecían abiertas hasta que caía la noche y donde las familias se sentaban a charlar animadamente con los vecinos. La libertad me la daba el para mí desconocido medio rural: el olor a leche de cabra recién ordeñada, montar en mulo y trepar a los árboles, jugar al trompo y escuchar por la radio canciones dedicadas. Era la ilusión de mis veraneos en Periana.
Más tarde, ese mundo se amplió a la Cruz, a la casa de mi tío Enrique ‘La Dulcería’ y mi tía Lole. Las vacaciones de juventud trajeron a Antonio Barroso y a Paco Martín, quienes junto a mis primos Paco Javier Larrubia y Paco Palomo crearon la ‘movida’ en el pueblo con su conjunto ‘Los Bristón’. Esta movida contaba además con el ‘Zunit’, punto de encuentro y lugar libertario en el que nos reuníamos no sólo para escuchar los ensayos, sino también para convertirlo en el lugar de acogida y diversión de una buena parte de la juventud de Periana. Una juventud rompedora, ilusionada y activa. Generación puntera que compaginaba estas vivencias con los estudios, el café, las cervecitas y las partidas de cartas en el bar de Barranco, Panseco y Pozancón.
En definitiva, y parafraseando a Eduardo Galeano, “mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas que podían cambiar el mundo”.


Mis San Isidro no existieron. Las fechas coincidían con los momentos en que mi familia se ausentaba del pueblo por motivos laborales o con el período escolar. Sólo los relatos de mis padres, Ramón y Pepita Larrubia, se abren hueco en mi memoria y, a fuerza de repetirse, consiguen que más de una vez me vea con mi traje nuevo, comiendo turrón del duro y echándole trigo al Santo.
Todas estas vivencias de niñez y juventud son las que me unieron de raíz a esta tierra.


Hoy vivo en Periana. Conozco mi pueblo, sus costumbres y tradiciones, y reconozco a ese Labrador que, año tras año, cada 15 de mayo, bendice nuestros campos y a sus gentes para hacer más llevadero el esfuerzo de nuestras manos.
Hoy me siento orgulloso de este mi pueblo. De la naturalidad con que su gente vive y disfruta la belleza de este trozo único de la Axarquía; de sus senderos entreverados y su rosario de cortijos y aldeas; de los cipreses solitarios y las encinas orgullosas, del perfume a melocotonero florecido y de los algarrobos salpicados entre olivos milenarios.
Hoy me siento orgulloso de las Mayoralas, del Cantueso y del Cañuelo, de casas y complejos rurales. Y siento pesar por la riqueza dormida de los Baños de Vilo y su hospedaje, por la Villa Turística, por nuestro Centro de Día y nuestra estación, riquezas que aún tienen que dar pan y trabajo a muchos jóvenes y que deberían abrirnos todavía más al turismo.
Hoy me siento orgulloso de nuestras cooperativas olivareras, de esa aceituna que con su color da origen al ‘verdial’ y que nos regala ese oro líquido que, junto al melocotón, se vuelve estandarte de nuestras ferias y estimula la actividad agrícola.
Hoy me siento orgulloso de nuestros centros educativos; de la Asociación Cultural y de Estudios Históricos y Etnográficos ‘La Almazara’, de su revista y actividades; de la Hermandad de San Isidro y del duodécimo encuentro nacional de hermandades y cofradías del santo patrón; de la Casa de la Cultura, con sus talleres y actividades; de nuestra biblioteca y de todo aquello que aglutina inquietudes y reactiva la vida cultural.
Hoy me siento orgulloso de Anita, quien con un diálogo tan tierno y apetecible como los roscos y las tortas de aceite que elabora, te enseña esa joya del siglo XIX que es el horno del que salen. De nuestro lavadero, un manantial de aguas que conserva intactas las lajas donde las abuelas lavaban y secaban la ropa, y donde el aire todavía conserva algunas canciones populares. De esa taberna de antiguos años, ‘El Alambique’, donde generación tras generación se parlotea en animada camaradería. De las obras de mejora de la iglesia de San Isidro, nuestro mayor tesoro artístico. De la imagen que hoy nos preside, adquirida con la voluntad del pueblo de Periana y enclavada en este cruce de caminos: nuestra fuente. Del nuevo Paseo de la Peña y de los cuatro cedros de la Lomilleja, que conforman un lugar fresco y agradable para las noches veraniegas. En definitiva, de todo lo que significa progreso y mejora para convertir a este pueblo de Periana en una acuarela en la que se reconozca la dicha de vivir.


Hoy me siento orgulloso de estos mayordomos y de quienes los precedieron, por un trabajo abnegado y fructífero que cada año nos procura unos días de diversión y alborozo. Permitidme que los nombre:


ANTONIO BENÍTEZ FRÍAS
MELANIE BENÍTEZ FRÍAS
CAROLINA CALDERÓN PAREJA
DANIEL ESCOBOSA ZAMORA
JOSÉ ANTONIO FRÍAS LUQUE
ÁNGELA OBDULIA LUQUE LÓPEZ
EVA MARÍA MÁRQUEZ ARREBOLA
ISIDRO JOSÉ MORENO PARRA
ROCÍO PEÑAS BENÍTEZ
PABLO OVIEDO VILLARRAZO
CRISTINA RODRÍGUEZ MÁRQUEZ
FRANCISCO JAVIER RODRÍGUEZ MARTÍN
CRISTÓBAL RUIZ OVIEDO
AMELIA MARÍA DEL CARMEN RUIZ PIZARRO
CRISTINA VILLARRAZO MOSTAZO


Gracias por pensar en mí como pregonero y gracias en nombre del pueblo de Periana por vuestra ilusión y vuestro empeño. Que esta tradición perdure hasta el fin de los días.


Hoy me dirijo también a todos los perianenses a quienes distintas circunstancias mantienen lejos de su tierra. Y lo hago para animarles a que nos visiten, nos acompañen y nos hagan grandes como pueblo. También, para recordarles que me enorgullece tenerlos como paisanos.
Hoy pienso que, en un mundo en el que las guerras y el egoísmo han ocupado los medios, bien haríamos en escuchar a nuestros mayores, a esos que viven más de los sentimientos que de las razones, más de la ternura que de la ira y el odio, más de construir espacios y tiempos habitables que de poseerlos para sus propios fines.
Hoy es preciso un fortalecimiento de la conciencia social, un impulso colectivo que pueda hacer de Periana un pueblo ilusionado, lleno de vida y de pensamiento, de ideas que merezcan la confianza de sus gentes y de proyectos solventes y atractivos, de principios éticos y valores cívicos, de afecto cotidiano y respeto mutuo.


Hoy, bajo la luz de la luna, convertimos esta plaza de la Fuente en un patio íntimo, donde vecinos, amigos y visitantes compartimos el preludio de los días felices que están por venir. Hoy Periana ya huele a festejos de feria, suena a bullicio y a verdiales, a manifestación de amor y devoción en la misa solemne de San Isidro, a compases sentidos de la banda de música que se confunden con los gritos y vítores de las gargantas rotas; suena a campanas al vuelo, a mayordomos y portadores, a hombres y mujeres con velas encendidas, a cohetes y ofrendas a ese Labrador al que desde los balcones rocían con trigo enamorado. Locura de amor en esta fuente: todo un pueblo a los pies de nuestro patrón y alcalde perpetuo, quien a altas horas de la noche  —después de un día intenso de mecidas, bajadas y subidas— llegará a las puertas de su templo. Entre el fervor y la pirotecnia, esforzados portadores, mayordomos y devotos encerrarán finalmente a nuestro patrón.  


Visitantes, aquí no termina la fiesta. Tras el descanso, llegará la romería con sus carretas recorriendo el camino de San Isidro, jalonado por esos monolitos que con su piedra tallada recuerdan los milagros del Labrador. Serán días de coexistencia pacífica y armoniosa, en los que reinará el compañerismo y la fraternidad, cuando jóvenes y mayores, lugareños y allegados compartirán el pan y la danza bajo el santuario natural del cielo de Periana.
Amigos paisanos y forasteros amigos, disfrutemos este tiempo de fiesta: ya habrá hora de volver al campo, a la hipoteca, al colegio, a la rutina, a la miserable paguita que se va acabando…
Decía Oscar Wilde que el único deber es el deber de divertirse terriblemente. ¡Hagámoslo! ¡Bebed, bailad, disfrutad! ¡Que corran el vino y la risa, la amistad y la alegría! Colaborad en que este ambiente festivo sea digno del pueblo de Periana y se convierta en la expresión más viva de la concordia.
Amigos, gritad conmigo: ¡Vivan las fiestas del pueblo! ¡Vivan sus gentes! ¡Viva San Isidro!
Gracias.


Francisco Ramón Larrubia
Periana, 12 de mayo de 2017


Source: perianaypedanias.blogspot.com.es

Comments

comments

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *